Artista Formador
Fabián Darío Castellanos Torres

Licenciado en Artes Escénicas con énfasis en Teatro Gestual

Colegio Alfonso López Pumarejo (IED)

Abordamos la enseñanza de elementos artísticos en teatro que permiten al asistente interiorizar conceptos básicos, a través, de la metodología del teatro del oprimido (T.O). Las dinámicas de las sesiones se basan en ejercicios prácticos integrando elementos de otras artes como la danza y la música que también se encuentran inmersos en el hecho teatral; tales como: ritmo, corporalidad y espacialidad.

Las sesiones de trabajo son un espacio no académico, en el que los y las participantes trabajan en un ámbito confidencial. En primera instancia el trabajo exploratorio y creativo se realizó en espacios cerrados, luego la aplicación de este trabajo se trasladó a espacios abiertos para la preparación de la comparsa teatral, objetivo final del desarrollo artístico.

Algunas conclusiones de las sesiones.

En círculo conversamos acerca temas relacionados con la vida de los y las participantes, intercambiamos sentires y pensamientos con respecto a sus relaciones en el colegio, con amigos, así como el pensamiento familiar y los imaginarios populares alrededor del teatro. En la charla los niños y niñas expresaron lo difícil que es para ellos hablar y ser escuchados libremente en sus hogares y se evidencia en algunos casos situaciones difíciles. Ellos y ellas encuentran en las sesiones de teatro una vía de escape para ser libres. Cada persona en el espacio abrió su corazón y de forma sensible contó aspectos privados de su vida, el grupo logró una compenetración importante con este ejercicio de conciencia humana.

Esta estrategia pedagógica vivencial y participativa, es transformadora de imaginarios y movilizadora de subjetividades. Las relaciones entre los sexos y entre las generaciones son campos de ejercicio de poder. En Colombia se presenta con demasiada frecuencia el ejercicio abusivo basado en la discriminación por sexo, género, edad y condición social que somete y vulnera especialmente a niños, niñas, jóvenes y mujeres. Los procesos educativos, demandan estrategias que incidan en la resignificación de imaginarios que favorecen la indiferencia, la discriminación, y la violencia en las aulas.